Detalles mágicos para el día de tu boda

Cuando se planea una boda se quiere que todo salga perfecto y normalmente los grandes detalles están más que cuidados: la comida, el vestido, la iglesia, las flores… Lo normal es que todo eso esté mirado desde mucho tiempo antes y no suele haber margen al error. Pero hay pequeños detalles que marcan la diferencia entre una boda bonita y una boda muy especial.

Uno de ellos es el obsequio que se les da a los invitados. Si de verdad quieres darles algo bonito haz algo personalizado. Algo que realmente diga algo que y que sepas que tus invitados van a usar y van a llevar con cariño, al menos aquellos que son cercanos a ti. Es cierto que un abanico puede ser muy agradecido si la boda es en un día caluroso, pero casi es más un artículo de cortesía que un recuerdo.

Los mejores regalos son los que están hechos a mano o al menos personalizados de manera especial. Por ejemplo, si quieres regalar el abanico, ¿por qué no lo acompañas con una bonita tarjeta de agradecimiento escrita de puño y letra por los novios? Seguro que eso le confiere al regalo un toque muy personal y diferente. Además, es una bonita manera de dar las gracias a vuestros invitados por compartir ese día tan especial con vosotros.

Lo mismo pasa con el arroz de la boda. En lugar de dejar que los invitados lleven kilos y kilos de arroz que al final habrá que barrer de la calle, ¿por qué no creas paquetitos pequeños con arroz y con pétalos de flores? Es muy fácil y resulta muy barato, solo tienes que comprar unos metros de tul y cinta personalizada en la que puede figurar el nombre de los novios y la fecha del enlace. Si colcas estos paquetitos en la puerta del juzgado o de la iglesia, dentro de una cestita, seguro que todo el mundo lo encuentra bonito y original.

Las tarjetas de las mesas también pueden ser personalizadas y hechas a mano. Un bonito detalle ahora que cada vez más parejas optan por señalar los sitios a los invitados, algo muy práctico para evitar que acaben sentándose cerca personas que no se llevan bien o que algún invitado pueda acabar aislado por llegar demasiado tarde y no tener un espacio junto a la gente de su círculo.

Dale un toque divertido a tus zapatillas deportivas

Las zapatillas deportivas son tan cómodas y tan combinables que nos hemos acostumbrado a usarlas con todo. Pero también tienen su parte negativa y esta es que, al final, todo el mundo acaba llevando los mismos modelos y es muy difícil ser originales.

Los cordones colores permiten darle un toque de personalización a las zapatillas. Muchos abandonan los típicos cordones blancos o negros por otros en distintos tonos que combinen con la ropa que lleven ese día. Dado que no estamos hablando de algo caro es posible tener tantos colores como se quiera.

En el caso de los niños hay opciones muy originales y divertidas. Ellos todavía no saben hacerse la lazada y para estos casos se han ideado soluciones bastante prácticas. Una de ellas son las gomas elásticas que imitan a los cordones y que se enganchan en cada uno de los ojales. La apariencia es la de unas zapatillas normales, pero sin la lazada.

Estas gomas se pueden comprar en todos los colores y muchos niños los combinan entre si, optando por poner distintos colores para cada par de ojales. El resultado es muy divertido y a ellos les encanta. De hecho, ya se venden juegos con gomas de distintos tonos para colocar de esta forma.

Y aunque se trata de una solución perfecta para niños, no son pocos los adultos que la han adoptado para poder calzarse y descalzarse con comodidad especialmente si hay problemas para manejar los cordones, por ejemplo con la movilidad de los dedos.

Las personas mayores suelen agradecer mucho este tipo de gomas que les facilitan el poder calzarse y descalzarse sin esfuerzo. En su caso suelen preferir colores clásicos, como el blanco, negro o el azul marino.

Los más atrevidos buscan otros modos de personalizar sus zapatillas todavía más impactantes. Para eso utilizan rotuladores permanentes para tela. Las zapatillas blancas pueden acabar convertidas en un modelo exclusivo totalmente dibujado. O se pueden variar los colores en zapatillas estampadas para que se diferencien fácilmente de cualquier otra.

Con la ayuda de los rotuladores, la purpurina y lazos es posible crear modelos muy originales. La imaginación es el límite y personalizar unas zapatillas con estilo y buen gusto puede resultar un regalo perfecto para esa persona a la que sabes que le gusta destacarse y que odia vestir como el resto. Además, será un recuerdo único.