Los tejidos inteligentes, los mejores para tus ventanas

Seguro que más de una vez has escuchado a tu madre decir eso de “cierra las cortinas hija, que el sol va a estropear los muebles”. Y es que el sol tiene muchas cosas buenas, pero también una gran capacidad destructiva. Esas mismas cortinas que se usan para proteger del sol acaban al final totalmente destrozadas por sus efectos y es habitual que tras algunos años de uso se vean totalmente amarillentas e incluso se rompan al tirar suavemente de ellas.

Si esto es así en una ventana normal de una vivienda, si la casa está orientada al sol todavía es peor y las cortinas acaban teniendo una vida muy corta. A no ser que se opte por bajar las persianas y vivir en la semioscuridad durante todo el día.

Pero como todo evoluciona, los tejidos también lo han hecho y en el caso de los estores han ido un paso por delante consiguiendo un avance muy grande. Hablamos de la creación de los tejidos inteligentes, capaces de dejar pasar la luz del sol pero no su calor, protegiendo así los muebles pero permitiendo que la estancia esté totalmente iluminada.

Lo mejor es que estos tejidos, de los cuales el mejor ejemplo lo tenemos en los estores screen, no sufren desgaste por el sol y su color está siempre intacto y no se rasgan. Son tejidos muy resistentes que pueden estar todo el día sufriendo de manera directa los rayos de sol sin deteriorarse absolutamente nada y permitiendo que la casa esté iluminada pero fresca.

Estos tejidos también permiten ahorrar en aire acondicionado, ya que al no calentar la casa el sol la temperatura de la misma es más baja y sobre todo es mucho más estable, por lo que el aire acondicionado no tiene que estar constantemente luchando con el calor del sol para conseguir mantener  la mejor temperatura.

Estos tejidos se fabrican en colores muy diferentes, por lo que es fácil encontrar aquellos estores que combinen con el dormitorio o con el salón, quedando totalmente integrados en la decoración y dando un aspecto impecable a la estancia. Su gran calidad no está acompañada de un precio exageradamente caro, pudiendo ponerse en las habitaciones de la casa que se desee y pudiendo incluso fabricarse a medida para adaptarse a lugares como las galerías que algunas viviendas tienen y en las que las ventanas son las absolutas protagonistas.

¿POR QUÉ A LA GENTE LES GUSTA LOS CENTROS COMERCIALES?

No me gusta nada ir a los centros comerciales, no puedo entender cómo la gente va a pasar el fin de semana a un centro comercial, ir a pasear o de visita a las tiendas sin comprar nada no tiene sentido. Si alguien quiere pasear que lo haga en un sitio al aire libre y no en un centro comercial donde hace calor, hay ruido de niños gritando por todas parte y huele raro por los diferentes restaurantes que se encuentran casi todos juntos. Personalmente si tengo la posibilidad de no ir a un centro comercial no voy, además en mi ciudad hay un centro comercial al que personalmente llamo la pasarela cibeles, porque la gente parece que vaya a ese centro comercial a exhibirse, paseando por el centro comercial en grupitos durante todo el día arregladas de punta en blanco, como mucho entran en una tienda de decoración a ver unos estores decorados, verlos que no comprarlos, ya que para comprar algo esa gente prefiere hacer sus compras en internet o en una tienda especializada.

 

Y ya lo de ir a comer, si que no tiene sentido, para que voy a querer ir a comer a un sitio en el cual me va a estar viendo todo el mundo que anda paseando alrededor, ¿al resto de la gente esto no les molesta o solamente me molesta a mi? Personalmente si quisiese ir a comer lo haría en un restaurante o en cualquier otro establecimiento en el cual no fuese el espectáculo de nadie.

 

El único punto positivo que veo en los centros comerciales son los cines de última generación que han puesto donde puedes ver las películas que quieras en 3D, cosa que en los cines convencionales no podías ver, aunque supongo que en los cines normales ya han llegado también las películas en 3D, pero como no voy mucho al cine no es que esté muy enterado.

 

Los parkings grandes también son un punto a favor de los centros comerciales, casi siempre encuentras sitio aunque tengas que aparcar al final del todo, no voy casi nunca pero cuando voy intento siempre aparcar en el mismo sitio así no tengo que acordarme de donde lo dejé.

Cómo acertar con las compras por internet

En internet podemos encontrar de todo, desde palos de golf a ametralladoras. Desgraciadamente, las autoridades se ven desbordadas para controlar todo lo que está disponible en internet, ya que existen miles de páginas web, foros o correos electrónicos donde comprar productos que no se encuentran en una tienda física.

Paralelamente, los usuarios online cada vez son más hábiles y saben a qué puerta (virtual) llamar para conseguir lo que quieren. De todas formas, para poner un ejemplo de cómo se debe comprar por internet, preferimos algo menos violento que una ametralladora.

Recientemente peiné la red para encontrar sitios de venta de cortinas online. Estábamos haciendo cambios en casa y me pidieron que buscara una buena web para encargar unas cortinas a medida. Queríamos un diseño único y especial. Se trataba de aplicar un dibujo a las cortinas que había hecho uno de nuestros hijos. Nuestra idea era ampliarlo y colocarlo en unas cortinas que irían en las ventanas de la habitación de los peques.

Así que busqué sitios en la web que estuvieran especializados en este sector. Y como siempre me topé con un montón. Y aquí es donde entra la perspicacia del internauta.

Para diferenciar una web de confianza que nos va a ofrecer lo que buscamos de una web poco fiable, lo primero que debemos fijarnos es, precisamente, en lo que entra por los ojos: en el diseño de la página. Por supuesto, esto no es una ciencia exacta, puesto que a veces algunos vendedores no tienen tiempo para modernizar su web a pesar de que sus productos y servicios son excelentes. Pero lo más habitual es que los retailers cuiden sus webs para dar la mejor imagen posible.

Cuando busqué sitios de venta de cortinas online lo más importante era asegurarme que el vendedor elegido iba a tener los medios para hacerme las cortinas que pedía. No buscaba un distribuidor, sino un fabricante de cortinas al por menor que, además, distribuyera por internet. Por fin, me encontré con un fabricante que me ofreció todo tipo de facilidades incluyéndome numerosos ejemplos de su trabajo. Y los niños tuvieron su cortina dibujada.